La whey es peligrosa?

¿Qué es la whey?

La whey es una proteína derivada de la leche. De hecho, es la proteína del suero de leche, una de las proteínas componentes de la leche.

La whey es una proteína completa, es decir, contiene los 9 aminoácidos esenciales para garantizar el buen funcionamiento del organismo. Es apreciada por los practicantes de musculación por su rapidez y el hecho de ser completa, incluso más que las proteínas convencionales.

Sin embargo, la whey puede contener también lactosa, un carbohidrato complejo que puede estar presente en cantidades mínimas en el concentrado. Este carbohidrato es difícil de digerir para los adultos, lo que a menudo genera problemas digestivos en quienes consumen whey. En lugar de la whey básica, el aislado de whey solo contiene proteína de suero de leche.

¿Cuáles son los efectos secundarios del aislado de whey?

Efectos sobre los riñones A menudo, la whey sufre una mala reputación en relación con los riñones. Muchas personas o numerosos artículos no científicos defienden la idea de que el consumo excesivo de proteínas o whey es perjudicial para los riñones. Es una idea extendida en el ámbito deportivo. Sin embargo, no tiene ningún fundamento científico.

En realidad, una enfermedad renal no puede ser causada por una dieta rica en proteínas. Sin embargo, una persona con riñones enfermos tendrá problemas porque los riñones enfermos toleran menos el exceso de proteína. Por lo tanto, se debe tener cuidado en caso de insuficiencia renal.

Efectos sobre la digestión

Dado que la whey proviene de la leche, puede contener otros macronutrientes como la lactosa. En personas con intolerancia a la lactosa, una cantidad mínima de este carbohidrato puede causar trastornos digestivos. Esta intolerancia puede provocar principalmente: Flatulencias Diarrea Estreñimiento

En este caso, es mejor optar por la versión aislada de la whey, que no contiene suero de leche o hidrolizado.

Efectos sobre el hígado

Como el hígado es el órgano que asimila la proteína y la convierte en energía, a menudo se escucha que un exceso de proteína puede ser peligroso para el hígado. Este último puede fatigarse rápidamente cuando la ingesta de proteínas es demasiado alta. En realidad, esto es cierto para cualquier fuente de proteína, animal o vegetal. Por lo tanto, no es un problema específico de la whey, sino de proteínas en general. Un consumo no excesivo no representa un problema para el hígado.

Acné y retención de agua

Dado que la whey proviene de la leche, puede aumentar la producción de sebo, especialmente en personas más jóvenes, y, por lo tanto, causar acné. El exceso de sebo puede provocar acné (granitos y puntos negros). Además, la whey puede favorecer la producción de testosterona. El problema es que el exceso de testosterona también puede causar acné. Por lo tanto, esta es otra posible causa de la aparición de acné al consumir whey.

¿Se puede ser alérgico a la proteína whey?

La relación entre la leche y el suero de leche es evidente, ya que ambos contienen lactosa, un azúcar de la leche difícil de asimilar por el organismo. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo deja de producir lactasa, lo que dificulta la digestión de la lactosa. Para resolver este problema, muchas marcas de nutrición deportiva han comenzado a incorporar lactasa en sus polvos de proteínas, facilitando así la digestión.

Algunas personas pueden experimentar reacciones alérgicas, como acné, al consumir productos lácteos como yogur, queso o queso cottage. Esto puede atribuirse al impacto de los productos lácteos en los niveles de insulina.

Estas alergias pueden causar síntomas que podría experimentar si es propenso a ellas: náuseas, erupciones cutáneas, diarrea, picazón, dificultad para respirar, tos, etc. Se consumen de la misma manera que los productos lácteos, ya que la proteína de suero de leche se obtiene de la leche y contiene naturalmente lactosa.

Por estas razones, las proteínas de suero de leche también pueden causar acné en algunas personas, pero también pueden interferir con la flora intestinal y crear inflamación, lo que conduce a la producción de sebo y la aparición de acné.

Si no tolera la lactosa, puede consumir aislados de proteínas de suero de leche sin lactosa, como Iso Whey Zero de BioTech USA, o proteínas vegetales como Vegan Protein de la marca Eric Favre. En el mercado de la nutrición deportiva, hay muchas variedades de suero de leche, obtenidas mediante procesos de fabricación específicos que eliminan sustancias no deseadas que pueden ser perjudiciales para la salud, causar efectos secundarios y reducir el contenido de azúcar y aceites.

Por lo tanto, una whey tradicional como Impact Whey Protein de MyProtein no tendrá el mismo valor nutricional que Gold Standard de Optimum Nutrition, por ejemplo. Si tiene alergias a los productos lácteos, especialmente a las pieles de pescado y crustáceos, simplemente evite consumir estos productos.

¿Cómo limitar los efectos secundarios?

Para garantizar un consumo seguro de suero de leche, es esencial adoptar y practicar hábitos saludables.

No se recomienda reemplazar una comida con un batido. Ya sea que haya hecho ejercicio o no, es importante no considerar su bebida proteica como una comida completa. En lugar de eso, el objetivo principal al consumir proteínas de suero de leche es proporcionar a su cuerpo aminoácidos esenciales que mejoren el rendimiento y faciliten la recuperación después del entrenamiento.

Para mantener una dieta equilibrada y nutritiva, es esencial incorporar bebidas proteicas a su rutina después del entrenamiento o, si es necesario, a lo largo del día. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos batidos están destinados a complementar sus comidas y no a reemplazarlas.

De ben ser consumidos como parte de una dieta equilibrada y variada.

¿Cuál es la dosis recomendada?

La ingesta recomendada de proteínas de suero de leche, según los expertos en salud, es de 0,8 gramos por kilogramo de peso corporal. Sin embargo, esta cantidad puede ajustarse según factores individuales como el estilo de vida y, especialmente, el rendimiento deportivo.

La ingesta diaria promedio de proteínas generalmente varía de 1,6 a 2,2 gramos por kilogramo de peso corporal. Es importante destacar que estos números incluyen las proteínas obtenidas de fuentes alimenticias.

Nuestra sugerencia para el atleta promedio es incorporar una o dos bebidas proteicas a su rutina diaria. Sin embargo, es crucial tener precaución y evitar un consumo excesivo. Reserve el segundo batido para después del entrenamiento, mientras que el primero puede disfrutarse en el desayuno.

Además, si no le gusta consumir suero de leche en estado líquido, las proteínas en polvo se pueden incorporar a sus creaciones culinarias. Por ejemplo, puede preparar panqueques, gachas o incluso deliciosos pasteles ricos en proteínas.

Laisser un commentaire

Whey Proteina